Cómo entender a tu caballo

¿Alguna vez has querido saber si tu caballo te quiere decir algo? Con los siguientes pasos, podrás comprender mejor lo que los caballos expresan con sus acciones, su lenguaje corporal y verbal. Todo buen entrenamiento equino requiere una comprensión profunda y sensible del comportamiento y lenguaje del animal para lograr resultados exitosos y llenos de cariño.

Pasos

1. Observa las orejas de tu caballo. La posición de las orejas del caballo son una gran indicación de su estado de humor.
Las orejas levantadas indican que está interesado en algo.

image

Las orejas aplastadas indican que está enojado. Al mismo tiempo podría mostrar los dientes y el blanco de los ojos, especialmente si está con otros caballos. También podría ser que está concentrado, especialmente si no da más señales de enojo.

image

Una o las dos orejas apuntando hacia atrás significa que el caballo está enojado, escucha un ruido atrás, tiene miedo o tiene sueño. Si vas a montarlo, entonces significa que te está escuchando.

image

Si las orejas apuntan hacia adelante, entonces quiere decir que está escuchando algo. Si resopla, quiere decir que tiene miedo.

image

Si las tiene en estado natural, entonces puedes asumir que está calmado y relajado.

image

image

2. Observa la expresión facial de tu caballo. Esta te dice mucho de lo que tu caballo siente.
Si muestra los dientes, quiere decir que no está contento con algo. Si no, podría ser una señal de afecto, si no hay otras señales de enojo presentes.

image

Un caballo feliz y relajado entrecierra los ojos.

image

image

3. Observa las acciones de tu caballo. Si bien ninguna de las siguientes puede estar presente, usualmente son más indicativas que las orejas y la expresión facial.
Mordisquear: los caballos tratan de corresponder los cuidados de alguien mordisqueando sus hombros o su mano.

image

Caballos enojados o frustrados a menudo agitan la cola. Esta es una advertencia para que otros caballos mantengan su distancia. Si hay muchos insectos alrededor, la usan para alejarlos.

image

Cola hacia abajo: al igual que los perros, los caballos también pueden poner la cola entre las patas como señal de miedo.

image

Golpear el suelo con las patas (ligeramente) puede ser una muestra de que un caballo se siente incómodo, agitado o está emocionado y con ganas de moverse. Si lo golpea fuertemente, usualmente es unas señal de ira o miedo.

image

Corcovear es una señal de juego, a menudo relincha y apunta las orejas hacia atrás. Los caballos jóvenes juegan de esta forma en el campo. Esto también puede indicar miedo, especialmente cuando son jóvenes. Después de todo, es una forma de quitarse el peso extraño de su espalda. Antes de que se corcovee, se ve que la cola se ondea.

image

Encabritarse es cuando se levantan en las patas traseras. Esto puede significar alegría en el campo, pero también puede significar un semental enojado en modo de pelea, también puede ser una señal de miedo al no poder escapar de una situación.

image

Mientras la cabeza de un caballo relajado la tiene hacia abajo, el caballo que levanta la cabeza (y la cola) está interesado en algo.

image

Si se aleja corriendo quiere decir que está asustado. Los caballos son tradicionalmente presas y por lo tanto evolucionaron no para quedarse a ver qué pasa. Instintivamente saldrán corriendo ante cualquier amenaza.

image

image

4. Revisa la nariz de tu caballo.
Una nariz arrugada puede significar disgusto o irritación.

image

Una “nariz larga” indicará que quiere que lo cepilles. El labio inferior lo contraerá y estirará el cuello si lo disfruta.

image

image

5. Descifra los suspiros del caballo. Estos son muy similares a los de los humanos.
Si suspira y luego se sacude o relaja los músculos, quiere decir que está relajado, contento o aliviado.

image

Puede ser una expresión de aburrimiento. Los caballos se aburren fácilmente y necesitan muchas cosas que los distraigan y los entretengan.

image

image

6. Toma en cuenta otros ruidos de los caballos. Otros ruidos te pueden ayudar a averiguar su humor:
Relincho leve: es un sonido común que indica una bienvenida; también es una forma gentil de obtener tu atención.

image

Resoplido: puede indicar dolor, debido a que la cincha está muy apretada o simplemente podría ser un hábito. El sonido que se oye cuando salta se debe al esfuerzo del salto, pero si lo oyes después del salto, te recomendamos revisar si tiene alguna lesión.

image

Resuello: este suele ser un sonido de emoción, ya sea que vaya más rápido, vea otro caballo, se divierta o simplemente se limpie sus orificios nasales.

image

Relincho fuerte: debe interpretarse en conjunto con su lenguaje corporal.

image

image

7. Si el caballo tiene las orejas agachadas y mueve la cola, significa que está de muy mal humor y tiene hambre.

Cada caballo es diferente: entre más tiempo pases con el tuyo, más unido estarás con él y conocerás sus necesidades.
Recuerda que una expresión facial o acción pueden significar muchas cosas.
Si tu caballo muestra alguna señal de incomodidad al usar una silla de montar, debes revisarlo bien para ver si está en su lugar o si no lo estás lastimando con ella.

Advertencias
Un caballo enojado puede ser peligroso, por eso ten cuidado.
Un caballo que se para de patas es un peligro para los jinetes sin experiencia.
Cuando tengas dudas, busca un buen entrenador que pueda interpretar el humor de tu caballo y corregir los malos hábitos que haya desarrollado el animal.
http://es.m.wikihow.com/entender-a-tu-caballo

Standard

Cómo comunicarte con tu gato

Los científicos han descubierto que los gatos han desarrollado un sistema de comunicación elaborado con cientos de vocalizaciones para indicarles a los seres humanos lo que quieren o lo que necesitan. Desarrollar una comprensión de cómo se comunica tu gato contigo puede ayudarte a cultivar una relación más diversificada con tu compañero felino.
Método 1 de 3:
Escucha a tu gato

image

Entiende cómo y porqué se comunican los gatos. Por lo general, la vocalización no es el método de comunicación preferido de tu gato. El “primer lenguaje” de un gato consiste en un sistema complejo de olores, de expresiones faciales, de lenguaje corporal complejo y del tacto. Pronto, los gatos se dan cuenta de que no entendemos las señales verbales que nos envían, así que vocalizan en un intento por comunicarse en “nuestro” idioma. Al observar qué sonidos suscitan qué acciones en nosotros, un gatos aprenderá constantemente a hacer peticiones o demandas.

image

2. Observa las circunstancias en las que maúlla.
SI observas lo que tu gato hace cuando maúlla, podrías distinguir qué maullidos están relacionados con qué peticiones (o protestas).Si bien los maullidos específicos varían entre los gatos, existen algunos tipos que generalmente están relacionados con emociones gatunas específicas.
El maullido corto se usa como un saludo estándar y un reconocimiento general.
Los maullidos múltiples indican saludos de emoción. Podrías notar un saludo más entusiasta con un maullido aumentado en los casos en los que has estado lejos durante un periodo de tiempo más largo que lo habitual.
Un maullido de tono medio puede indicar una petición por algo, como por ejemplo comida o agua.
Un maullido más largo y dilatado es una solicitud más persistente para una necesidad o un deseo.
Un maullido de tono bajo indica una queja, un descontento o la preparación para una pelea.
Un maullido fuerte y más grave que un tono medio generalmente indica una súplica más urgente por algo, como por ejemplo comida.

image

3. Identifica los tipos de comunicación comunes que no sean maullidos. Si bien los maullidos son el sonido que más asociamos con la vocalización de los gatos, estos también pueden emplear otros sonidos comunes.
El ronroneo, un sonido vibrante y gutural incita al contacto cercano o atención. Si bien los gatos pueden ronronear a causa de una variedad de razones, los ronroneos se asocian con mayor frecuencia a un sentimiento de alegría.
El siseo es una señal clara de agresión o defensa propia que tiene un gato. Indica que el felino está muy molesto, que se siente amenazado o temeroso, o incluso que está peleando o preparándose para pelear.

image

4. Observa otras vocalizaciones especializadas. Si bien otros tipos de vocalizaciones pueden ser más raros que los maullidos, los siseos y los ronroneos, entenderlos puede ayudarte a interpretar con más claramente las comunicaciones de tu mascota.
Un sonido de tono alto generalmente indica ira, dolor o miedo.
Un sonido de parloteo puede ser una señal de entusiasmo, ansiedad o frustración.
Un chirrido, un cruce entre maullido y ronroneo con una inflexión creciente es un sonido de saludo amistoso que generalmente usa una gata para llamar a sus gatitos.
Un gruñido fuerte puede indicar un dolor súbito, como cuando le pisas la cola accidentalmente a un gato.

Método 2 de 3:
Interpretar el lenguaje corporal de un gato

image

1. Observa la cola de tu gato. Al igual que los perros, los gatos se comunican con la posición y el movimiento de sus colas. Conocer las señales de la posición de la cola junto con las vocalizaciones puede ayudarte a entender las necesidades y los deseos de tu mascota. Algunas posiciones comunes pueden ser:
La cola levantada de forma recta enroscándose al final: esto indica felicidad.
La cola encrespada: tu gato está emocionado o ansioso.
El pelaje de la cola sobresale o está tupido: tu gato está entusiasmado o se siente amenazado.
La cola vibra: el gato está muy emocionado y feliz de verte.
El pelaje de la cola sobresale de forma recta mientras que esta se enrosca formando una N: esta es una señal de agresión extrema y puede presentarse durante una pelea o en defensa propia.
El pelaje de la cola sobresale de forma recta pero esta se mantiene baja: tu gato se siente agresivo o temeroso.
La cola se mantiene baja y se esconde debajo del trasero: tu gato se siente asustado.

image

2. Mira los ojos de tu gato. Mirarlo fijamente a los ojos puede ayudarte a establecer un vínculo con él y a interpretar sus sentimientos. Sin embargo, ten en cuenta que una mirada directa sin parpadear podría interpretarse como una postura agresiva que hará que tu gato se sienta incómodo.
Si las pupilas de tu gato están dilatadas, significa que se siente muy juguetón o emocionado, o que está temeroso o agresivo. Emplea otras señales de comportamiento para determinar de cuál se trata.
Un gato que te mira fijamente a los ojos indica que confía en ti y que se siente cómodo estando cerca de ti.
Un gato que parpadea lentamente podría mostrar afecto, lo que indica que se siente cómodo con quién sea que esté cerca de él.

image

3. Observa otros tipos de lenguaje corporal. Dado que los gatos son más “desenvueltos” que los seres humanos en lo que respecta al lenguaje corporal, algunos gestos estarán acompañados de vocalizaciones para reforzar su mensaje.
Un gato que levanta la nariz e inclina ligeramente su cabeza hacia atrás dice “Te reconozco”. Los gatos que se sientan en las ventanas podrían saludarte de esta forma mientras pasas por ahí.
Un gato podría echar las orejas para atrás cuando siente miedo, ansiedad o alegría. También puede hacer este gesto cuando olfatea minuciosamente algo que de lo que quiere saber más.
Un gato que saca un poco la lengua y se lame el labio inferior indica que está preocupado o inquieto.

image

4. Identifica los comportamientos comunicativos. Parte de la comunicación de un gato está basada en cómo se comporta cuando está cerca de ti. Algunos comportamientos tienen un significado coherente entre la mayoría de los gatos.
Un gato que se frota contra ti te marca como su propiedad.
Un “beso” con una nariz húmeda es un gesto felino de afecto en el cual el gato te toca con su nariz húmeda. Esto significa que le agradas y se siente a gusto contigo.
Un gato que frota su cabeza, su flanco o la cola contra una persona u otro animal indica un acto de saludo.
Los cabezazos juguetones indican amabilidad y afecto.
Los gatos olfatearán el rostro de una persona para confirmar su identidad en base a la familiaridad del olor.
Un gato te masajeará rítmicamente con sus patas alternando entre la derecha y la izquierda como una señal de felicidad, alegría o jocosidad. Esta es una señal que indica que tu gato te conoce y confía en ti.
Un gato que te lame demuestra el mayor indicador de confianza. Tu gato puede considerarte como parte de su familia, tal como una madre limpia a sus gatitos.
Si tu gato trata de comer tu cabello, es posible que trate de “acicalarte”. Esto significa que tu gato te ama de verdad y que confía en ti.
Algunos gatos demostrarán que te aman en verdad al copiar tus acciones. Puedes poner esto a prueba al jugar al muerto echándote en el piso. El gato podría olfatearte o empujarte y luego hacer lo mismo que tú.
Si tu gato te muerde con poca fuerza, indica una advertencia para que lo dejes en paz.

Método 3 de 3:
Comunicarte con tu gato

image

1. Habla nuevamente con tu gato. Los gatos siempre están en constante aprendizaje para comunicarse con nosotros. Mientras más te comuniques con tu gato, más rápido aprenderá.
Utiliza un tono de voz ligeramente alto para indicar amabilidad y uno más bajo para indicar disgusto o agresión.
Utiliza la repetición para ayudarle a tu gato a que aprenda a anticipar las actividades constantes. Podrías repetir una palabra como dormir o cama cada vez que te vayas a dormir. Con el tiempo, tu gato comenzará a asociar la palabra repetitiva con tus acciones e incluso puede entrar a tu habitación antes que tú.

image

2. Utiliza señales de comunicación no verbal. Es posible entrenar a los gatos para entender las palabras, pero entenderán instintivamente las señales no verbales. Crear un entorno cálido con expectativas claras y unas cuantas sorpresas puede ayudarte a fortalecer tu vínculo inicial con un gato nuevo.
Si parpadeas lentamente cuando haces contacto visual con tu gato, por lo general su reacción será acercarse para que lo acaricies. Esto se considera como un gesto libre de amenazas.
Procura no mirar fijamente a los ojos de un gato, ya que eso le indicará que eres hostil o agresivo.
Si tu gato quiere ir a alguna parte, como a tu lado en el sofá, pero se ve inseguro, hazle un espacio y emplea una voz suave y tranquilizadora para invitarlo a unirse.
Sé consistente en tus intenciones y expresiones. Un error común que muchos dueños de mascotas cometen es decir “no” y acariciar al gato al mismo tiempo. Esto es muy confuso para el animal. Así que por ejemplo, si quieres que tu gato se aleje, decirle con firmeza “después” y empujarlo suavemente sin mostrar afecto le hará saber que su presencia no es deseable en ese momento. La mayoría de los gatos tratarán de invadir el espacio de una persona unas dos o tres veces, a menudo desde direcciones distintas. Sé paciente cuando digas “después”.
Nunca le grites ni disciplines físicamente a un gato. Esto solo lo asustará y lo enojará, lo que será contraproducente. En lugar de eso, para mostrar tu descontento puedes agregar un tono severo en tu voz. El gato lo entenderá y se sentirá triste.

image

3. Dale órdenes a tu gato. Ser consistente con las frases, el tono y otras señales adjuntas mientras le das órdenes de entrenamiento a tu gato los ayudará a ambos a acordar y entender las expectativas claras.
Desarrolla un tono de mando que puedas usar con tu gato cada vez que haga algo que consideras equivocado. Emplea una voz que te sea natural y que puedas reproducir con facilidad, pero que también te distinga de tu voz cotidiana. Si utilizas este tono de voz con moderación pero con seriedad, tu gato aprenderá a asociarlo con la idea de que ha hecho algo que te desagrada.
Haz un silbido rápido y nítido o emite un sonido como un “no” rotundo. Esto es similar al sonido hecho como una corrección o una advertencia en el “lenguaje gatuno” y con ello podrás comunicar tu intención con mayor claridad.
Con paciencia, es posible entrenar a los gatos para que respondan a las órdenes, al igual que sea hace con los perros. Incluso puedes enseñarle a dar la pata.

Consejos
Si tienes un gato gruñón, habla con suavidad y entabla vínculos con él a diario. Esto puede ser cepillarlo, alimentarlo o jugar con él.
Si tienes un devon dex, asegúrate de jugar mucho con él. Los gatos de esta raza son muy juguetones.
A algunos gatos les gusta que les toquen la panza, aunque la mayoría se resisten a exponer esa parte vulnerable. Supera este miedo poco a poco y con paciencia. La mayoría de los gatos son menos protectores con su pecho que con su vientre. Acaricia un poco el pecho de tu gato todos los días, pero deja de hacerlo si te parece que comienza a estresarse. Con el tiempo, comenzará a confiar en ti. Este método funciona mejor si comienzas a hacerlo cuando el gato es joven.
Premia a tu gato con amor y respeto, y se convertirá en una compañía muy feliz, amorosa y amigable.
Si un gato ronronea, no siempre significa que está feliz. Podría tener dolor o estar asustado.
Se ha visto que los gatos siameses y otras razas orientales son especialmente vocales, mientras que otras razas de gatos de pelo largo tienden a ser más tranquilos. Desde luego, siempre hay algunas excepciones.
Cuando bajes a tu gato hacia el piso, asegúrate de que sus patas estén seguras en la superficie antes de soltarlo. Esto le permitirá a tu amigo felino aprender a sentirse seguro contigo, que podrá confiar en que no harás que se sienta inseguro o que tenga que ajustarse de repente cuando salte de tus brazos. Si lo haces de manera constante a lo largo de su vida, podrás prevenir lesiones cuando sea mayor y esté más propenso a tenerlas.

Advertencias
Sujeta a tu gato con cuidado, sin apretarlo. Sujetarlo con mucha fuerza podría interpretarse como una señal de agresión y podría rasguñarte severamente llegando a lastimarte.
Todos los gatos deben ser esterilizados o castrados tan pronto como tengan la edad suficiente a fin de evitar problemas de conducta y crías no deseadas. Los gatos machos en particular deben ser castrados antes de que tengan la madurez sexual a fin de evitar que se acostumbre a orinar en todas partes.
Por lo general, orinar y defecar en un lugar prominente son un intento por marcar el territorio que, según el gato, está bajo amenaza de parte de otro gato o mascota. También podría ser una señal de una infección del tracto urinario y de la vejiga o de otros problemas de salud graves. Si este es un problema, es posible que el gato necesite tratamiento o que se lo deba separar de otros felinos. Consulta con tu veterinario.
http://es.m.wikihow.com/comunicarte-con-tu-gato

Standard

Cómo andar en bicicleta con tu perro

image

Si amas a los perros y amas andar en bicicleta, aquí te damos unas maneras para andar en bicicleta junto con tu perro de forma segura
Pasos

image

1. Usa un aditamento para correa en tu bicicleta.

image

2. Coloca la correa en la bicicleta y un arnés apropiado en tu perro para que tu perro esté posicionado en el lugar correcto para caminar junto con la bicicleta. Necesitas usar cualquier aditamento que le permita a tu perro correr junto con la bicicleta, sin soltarse o jalar la bicicleta.

image

3. Asegúrate de tener una botella de agua en tu bicicleta para el paseo. Asegúrate de ofrecerle agua a tu mascota frecuentemente. La mayoría de los perros comen de la mano de los dueños así que darle de tomar es fácil, solo vierte un poco en tu palma mientras ellos van tomando.

image

4. Mantén una velocidad agradable. Enséñale comandos como “Whoa” y “Gee”/”Haw” (para cuando vayas a dar vuelta) para que así pueda anticipar los movimientos de la bicicleta. En este caso, usamos “Whoa” para que vaya más despacio, no que se detenga. Los comandos que usas no son tan importantes como el ser consistente. Cuando selecciones una palabra para los comandos de movimientos, asegúrate de que no uses una palabra que tú u otras personas digan comúnmente. Esto causará que tu perro de vuelta cuando no lo esperes.

image

5. Practica en cortos intervalos y felicítalo mucho. Empieza a trabajar en distancias más largas. Las almohadillas de las patas de tu perro son muy tiernas y se puede lastimar. Le tomará un tiempo endurecerlas un poco. Empieza con cerca de un kilometro y gradualmente ve incrementando la distancia.

image

6. Mantén una energía y actitud calmada, positiva y confiada.

http://es.m.wikihow.com/andar-en-bicicleta-con-tu-perro

Standard

Como tratar un Felino intoxicado

Cómo tratar a un gato envenenado
Basado en datos de la “Pet Poison Helpline” (línea de ayuda por envenenamiento de mascotas, en español), casi el 10% de llamadas de dueños son por posibles envenenamientos gatunos. Debido a la naturaleza curiosa de los gatos y su obsesión con la limpieza, pueden a veces terminar en situaciones complicadas. Algunos de los venenos más comunes con los que se topan los gatos son los insecticidas, medicinas humanas, plantas venenosas y comida humana que contiene químicos que ellos no pueden metabolizar. Para tratar a un gato envenenado, empieza leyendo el paso 1.

Parte 1 de 2:
Actuar

image

1. Reconocer los síntomas del envenenamiento. Si observas cualquiera de los siguientes síntomas generales en un gato, podría estar sufriendo de envenenamiento:
Dificultad para respirar
Vómitos o diarrea
Irritación gástrica
Tos y estornudos
Depresión
Salivación
Convulsiones, temblores o espasmos musculares involuntarios
Debilidad y potencialmente pérdida del conocimiento
Pupilas dilatadas
Micción frecuente
Temblores

image

2. Lleva a tu gato a un lugar bien ventilado. Cuando se sospeche de envenenamiento y tu gato esté echado, inconsciente o débil, sácalo inmediatamente de ahí y llévalo a otro lugar bien ventilado e iluminado.
Cuando un gato se siente mal o está ansioso, su primer instinto es esconderse. Si tu gato se ha envenenado, debes monitorear sus síntomas por lo que no es apropiado permitirle que se esconda en algún agujero. Levanta al gato de una manera cuidadosa pero firme y llévalo a una habitación segura. La cocina o baño son ideales, pues necesitas tener acceso al agua.
Si el veneno está en el área, cuidadosamente sácalo del alcance de cualquier mascota o humano.

image

3. Llama a un veterinario inmediatamente. Alternativamente, llama a tu centro de control de venenos local. Esto debería ser lo primero que hagas luego de estabilizar tu gato.
Un veterinario experimentado o una línea de ayuda pueden ayudarte a calmarte y podrán darte instrucciones claras sobre lo que debes hacer o qué antídotos darle a tu gato envenenado. Siempre recuerda que las posibilidades de supervivencias de tu gato serán mayores si realizas pronto la llamada.

image

4. De ser posible, identifica el veneno. Esto te ayudará a decidir si es correcto o inapropiado hacer vomitar al gato. Si tienes acceso al empaque, toma nota de la siguiente información: nombre del producto, ingredientes activos y potencia. Adicionalmente, trata de estimar cuánto ha consumido el gato (¿era un paquete nuevo? ¿cuánta cantidad hace falta?).
Si tienes acceso a Internet, busca los ingredientes activos. Ayuda utilizar un formato similar a este: ¿el [nombre del producto] es tóxico para los gatos?
Algunos productos podrían ser seguros de ingerirse y si descubres que ese es el caso, no necesitas hacer más. Si la substancia es venenosa, el siguiente paso es decidir si haces vomitar al gato o no.

image

5. No intentes medicar a tu gato tú mismo a menos que te lo indique un profesional. No le des a tu gato ningún alimento, agua, leche, aceite ni cualquier otro remedio casero a menos que sepas qué veneno ingirió y los medicamentos o primeros auxilios necesarios. Darle cualquiera de estas cosas sin consulta o indicación de un veterinario o línea de ayudas del centro de control de venenos local podría empeorar la situación de tu gato.
El veterinario o línea de ayuda tendrán más conocimiento y habilidad para determinar qué hacer o qué darle a tu gato envenenado. No estás perdiendo tiempo, simplemente estás siendo práctico.

image

6. No hagas vomitar a tu gato a menos que te lo indiquen. No hagas que tu gato haga nada sin indicaciones de un veterinario o centro de control de venenos. Algunos venenos (particularmente los ácidos corrosivos) pueden hacer más daño si se induce el vómito. Solo induce el vómito si:
El veneno fue ingerido dentro de las últimas dos horas
El gato está consciente y es capaz de tragar
El veneno NO es un ácido, álcali fuerte o producto de petróleo
El veneno que ha estado en el estómago por más de dos horas ya ha sido absorbido a la sangre así que inducir el vómito no tiene sentido

image

7. Entiende cómo manejar ácidos, álcalis y productos de petróleo. Los ácidos, álcalis y productos de petróleo pueden causar quemaduras cáusticas. Sin importar cuándo hayan sido consumidos, no induzcas el vómito porque lo más probable es que dañen el esófago, garganta y boca al regresar.
Los ácidos fuertes y los álcalis se encuentran en los eliminadores de óxido caseros, fluidos para grabar vidrios y productos limpiadores como la lejía. Los productos de petróleo incluyen fluido para encendedor, gasolina y queroseno.
Como se ha mencionado previamente, no debes hacer que el gato vomite, en su lugar debes hacer que beba leche entera o que coma un huevo crudo. Si no bebe por su propia voluntad, entonces usa una jeringa infantil para administrar dosis oral y haz gotear hasta 100 ml de leche en su boca. Esto ayudará a diluir el ácido o álcali y lo neutralizará. Un huevo crudo tiene una acción similar.

image

8. Si determinas que debes hacer vomitar a tu gato, sigue el protocolo apropiado. Necesitas una solución al 3% de peróxido de hidrógeno (NO uses el peróxido de hidrógeno más concentrados que viene con algunos productos para hacer la permanente o teñir el cabello) y una cucharita o jeringa infantil para administrar dosis oral. Te darás cuenta de que es más fácil usar la jeringa para administrar el peróxido que usar una cuchara para meterlo a su boca. Esto es lo que debes saber:
La dosis de peróxido de hidrógeno al 3% es 5 ml (una cucharaditas) por cada 2,25 kilos de peso corporal y se administra oralmente. Un gato promedio pesa alrededor de 4,5 kilos así que necesitas alrededor de 10 ml (dos cucharaditas). Repite esto cada diez minutos por un máximo de tres dosis.
Para darle una dosis al gato, sostenlo con seguridad y suavemente inserta la jeringa a su boca debajo de los colmillos superiores. Deja gotear aproximadamente 1 ml a la vez en la lengua del gato. Dale tiempo para tragar cada vez y nunca eches la dosis entera rápidamente pues podrías inundar su boca haciéndolo inhalar peróxido a sus pulmones.

image

9. Usa carbón activado. Luego de hacerlo vomitar, tu objetivo ahora es reducir la absorción de veneno que ha avanzado más en el intestino. Para hacer esto necesitas carbón activado. La dosis es de 1 gramo de polvo seco por cada medio kilo de peso corporal del gato. Un gato promedio requiere alrededor de 10 gramos.
Disuelve el polvo en el menor volumen de agua posible, para formar una especie de lodo espeso y usa la jeringa para hacerlo administrarlo oralmente al gato. Repite esta dosis cada 2 a 3 horas por un total de 4 dosis.

image

10. Una vez que termine la crisis, revisa su pelaje para buscar posible contaminación. Si hay veneno en su pelaje, cuando el gato se limpie tragará más y se arriesga a intoxicarse aún más. Si el contaminante es un polvo, sacúdelo. Si es pegajoso, como la brea o el aceite, podrías tener que usar un producto de limpieza de manos profesional (como los usados por los mecánicos de motor) en el pelaje y luego enjuagarlo bien con agua.
Como última opción quizás prefieras cortar el pelo más afectado con tijeras o un cortador. ¡Mejor prevenir que curar!

image

11. haz que beba agua. Muchos venenos son dañinos para el hígado, riñones o ambos. Para reducir el riesgo de daño a los órganos por el veneno ya absorbido, asegúrate de que el gato beba libremente. Si no bebe espontáneamente, usa una jeringa para echarle agua directamente en la boca. Lentamente, haz que gotee 1 ml a la vez y asegúrate de permitirle tragar.
Un gato promedio requiere 250 ml de agua al día, ¡así que no temas volver a llenar esa jeringa muchas veces!

image

12. Recolecta una muestra del posible veneno. Incluye todas las etiquetas, empaques y botellas para que toda la información pueda ser suministrada a un veterinario o línea de ayuda de tu centro de control de venenos local. Tus esfuerzos podrían ayudar a otros futuros dueños de gatos (¡y a gatos!) en un problema similar.
Editar
Parte 2 de 2:
Tratar las causas comunes de envenenamiento
Los siguientes tratamientos solo deberían realizarse en casa si has sido autorizado por tu veterinario o línea de ayuda de control de venenos o si no tienes ninguna otra opción. Estas situaciones deben dejarse a los profesionales siempre que sea posible.

image

1. Tratar envenenamiento por arsénico. Este tipo de envenenamiento es causado por varios tipos de compuestos arsénicos orgánicos e inorgánicos que pueden ser encontrados en insecticidas, pesticidas y venenos para roedores.
Las señales de envenenamiento por arsénico son: diarrea aguada y profusa que puede tener un poco de sangre, debilidad, depresión, pulso débil y colapso cardiovascular. Esto ocurre como un efecto de la inflamación aguda de los órganos internos como el hígado y los riñones.
Para tratarlo, induce el vómito administrando peróxido de hidrógeno al 3% (2 a 4 ml por kg de peso) y después de eso, se debe suministrar oralmente carbón activado o normal, seguido de protectores estomacales como caolín o pectina (después de 1 a 2 horas).

image

2. Maneja el envenenamiento por brea de carbón (desinfectantes caseros). Los productos de brea de carbón incluyen los cresoles, fenoles, creosota y brea tanto líquida como sólida. Suenan exóticos pero se usan en muchos desinfectantes caseros. Estos químicos también son tóxicos para los gatos y pueden ser fácilmente absorbidos a través de la piel.
Estos venenos estimulan el sistema nervioso, debilitan al corazón y dañan el hígado, dando como resultado debilidad, pérdida de coordinación, ictericia, propensión a estar echado, coma y a veces la muerte.
No hay tratamiento específico, pero para la ingesta reciente se pueden administrar catárticos como soluciones salinas y de carbón, seguidos de claras de huevos para suavizar los efectos corrosivos del veneno.

image

3. Trata el envenenamiento por cianuros. Los cianuros se encuentran en las plantas, fertilizantes y venenos para roedores, pero la causa de envenenamiento más importante es por la ingesta de plantas que contienen compuestos de cianuro como junco, sorgo, hojas de manzana, maíz, lino y eucalipto.
Las señales pueden aparecer tras 10 a 15 minutos y se puede observar un aumento de la excitabilidad seguido de dificultad para respirar, lo que puede llevar a la asfixia. A pesar que el ganado es más propenso a esto, los animales pequeños como los gatos también pueden verse afectados debido a su comportamiento curioso.
Se requiere administración inmediata de nitrito de sodio por el veterinario. Se deben administrar 10 g en 100 ml de agua destilada o solución isotónica salina con una dosis de 20 mg por kilogramo de peso corporal.

image

4. Ten cuidado del envenenamiento por etilenglicol (anticongelante para radiadores de carro). Este envenenamiento es más común en gatos y perros debido a su sabor dulce, el cual los atrae y porque el anticongelante es muy fácil de encontrar y comprar.
La observación inmediata de síntomas similares a los de intoxicación por alcohol como los vómitos, señales neurológicas, estupor y ataxia o pérdida del equilibrio, indican que el etilenglicol es el culpable.
El protocolo para este tipo de veneno es inducir el vómito y administrar carbón activado y sulfato de sodio 1 a 2 horas después de ingerir el veneno.

image

5. Tratar envenenamiento por flúor. Se puede observar envenenamiento agudo como resultado de la ingesta de flúor, el que puede encontrarse en veneno para ratas, acaricidas y productos de limpieza oral. Todos estos pueden ser una amenaza para gatos y perros.
Las señales de envenenamiento son gastroenteritis, aumento del ritmo cardíaco, señales nerviosas y a veces, lamentablemente, la muerte.
Para animales severamente envenenados, se debe administrar inmediatamente gluconato de calcio mediante vía intravenosa o hidróxido de magnesio o leche por vía oral para que se unan con los iones de flúor.

image

6. Tratar envenenamiento por chocolate. La teobromina y la cafeína son metilxantinas: estos químicos son seguros para los humanos porque tenemos enzimas que pueden metabolizarlas a elementos más seguros. Los gatos y los perros no tienen estas enzimas, lo que hace que incluso unos pocos gramos sean tóxicos para ellos.
Las señales de envenenamiento por chocolate por lo general ocurren de 6 a 12 horas después de la ingesta. Estas señales incluyen sed extrema, vómitos, salivación, diarrea, vientre hinchado e inquietud. Más tarde, las señales progresarán a hiperactividad, micción frecuente, temblores, problemas cardiovasculares como taquicardia, bradicardia, dificultad para respirar, insuficiencia cardíaca e insuficiencia respiratoria.
El tratamiento de primeros auxilios para los animales que han consumido chocolate recientemente es la inducción del vómito dándole 3% de peróxido de hidrógeno por vía oral hasta conseguir el vómito o carbón activado. Si el gato ha ingerido chocolate pocas horas atrás, lo mejor es llevarlo a un veterinario porque el tratamiento debe dirigirse a los síntomas e involucra medicamentos y procedimientos complejos.
Se estima que el chocolate semidulce a negro contiene 100 a 160 mg de teobromina por onza. La dosis tóxica de teobromina para los gatos es alrededor de 100 a 200 mg por kilogramo (unas 10 onzas de chocolate). Dueños: tengan cuidado y no le den chocolate a sus gatos y perros.

image

7. Trata el envenenamiento por pasas y uvas. Este es un envenenamiento poco común en los perros y solo hay reportes anecdóticos de envenenamiento en gatos. El mecanismo exacto aún se desconoce pero el resultado final es insuficiencia renal. En los perros, la dosis tóxica es 32 gramos de pasas por cada kg de peso corporal; en el caso de las uvas la dosis tóxica es de 11 a 30 mg por kilogramo. Para los perros, la dosis es probablemente menor.
Las señales de envenenamiento incluyen vómitos y diarrea, debilidad, sed extrema, deshidratación, incapacidad de producir orina e insuficiencia renal.
Debe inducirse el vómito inmediatamente como primeros auxilios administrando 3% de peróxido de hidrógeno en una dosis de 2ml por kg de peso corporal. Después de esto, debe llevarse al gato o perro a un centro de control de venenos o a un veterinario, donde se inducirá la micción mediante terapia intravenosa de fluidos.

image

8. Ten cuidado del envenenamiento por alcohol. Metanol, etanol y alcohol isopropílico son los tipos de alcohol más comunes en el envenenamiento animal. El etanol es más comúnmente encontrado en las bebidas alcohólicas, alcohol desinfectante, masa en fermentación y elíxires. El metanol suele encontrarse en limpiadores de parabrisas. El alcohol isopropílico se encuentra comúnmente en el alcohol desinfectante y en aerosoles contra pulgas para mascotas hechos con alcohol y es el doble de tóxico que el etanol.
La dosis tóxica va de 4 a 8 ml por kilo y debe tenerse mucho cuidado a la hora de manejar químicos que contengan alcohol; deben guardarse en lugares difíciles de alcanzar por mascotas y niños. El alcohol también puede absorberse a través de la piel y los gatos son muy sensibles a esto; debe evitarse a toda costa rociarlos con aerosol contra pulgas hecho para perros y que contenga alcohol.
Las señales progresan muy rápido y pueden observarse al cabo de 30 a 60 minutos de la ingesta; incluyen vómitos, diarrea, pérdida de la coordinación, desorientación, temblores y dificultad para respirar. En los peores casos, la muerte debido a insuficiencia respiratoria.
Como primeros auxilios, debe proporcionarse ventilación adecuada y si la ingesta ha ocurrido recientemente se debe inducir al vómito administrando peróxido de hidrógeno al 3% en una dosis de 2 ml por cada kilogramo de peso corporal.

image

9. Tratar envenenamiento por lejía de cloro. Los limpiadores caseros comunes y lo limpiadores de piscina contienen lejía, que a su vez contiene hipoclorito de sodio y las mascotas encuentran este químico masticando los contenedores de estos productos, bebiendo de baldes que contienen mezclas de lejías de cloro mezcladas con agua, nadando en piscinas tratadas recientemente o bebiendo de ellas.
Las señales de envenenamiento por lejías son los vómitos, la salivación, depresión, anorexia y diarrea.
Dale leche o leche diluida en agua. Esto actúa como un agente que une a la leche con el cloro. Para exposición mediante la piel, debe bañarse al animal con un champú suave aprobado para gatos por un veterinario y se le debe enjuagar a consciencia. No se debe inducir al vómito pues puede causar más daño.
Las señales de envenenamiento son mareos, vómitos y diarrea. Estos síntomas responden fácilmente a la terapia sintomática.
Para tratarlo, dale a tu gato leche o agua mezclada con leche.

image

10. Trata el envenenamiento por insecticida. Diferentes insecticidas con diferentes ingredientes activos pueden causar envenenamiento de agudo a crónico en los gatos. Estos incluyen productos que contienen carbamatos, compuestos de hidrocarburos clorados, permetrinas o piretroides y organofosforados.
Las señales de envenenamiento son salivación excesiva, micción frecuente, dificultad para respirar, cólico, ataxia y convulsiones.
Como primeros auxilios, debe administrarse carbón activado seguido de inducción de vómito mediante la administración de peróxido de hidrógeno al 3% en una dosis de 2 a 4ml por kilogramo de peso. Para el envenenamiento por insecticidas, lo mejor es llamar inmediatamente a un veterinario o centro de control de venenos. Un veterinario administrará un antídoto específico para el tipo de ingrediente activo específico en el envenenamiento por insecticida.

image

11. Trata el envenenamiento por cantáridas y especies emparentadas. Las cantáridas contienen un químico tóxico también llamado cantárida. Esta substancia es muy irritante y causa la formación de vesículas en la piel y membranas mucosas. Cantidades tan pequeñas como 4 a 6 gramos de escarabajo seco pueden ser tóxicas para otros animales, como los gatos.
Las señales de envenenamiento de este tipo son dolores abdominales, depresión, anorexia e irritación de los tractos digestivos y urinarios. Una característica muy impactante de este tipo de envenenamiento es el oscurecimiento de las membranas mucosas.
No hay un tratamiento específico, pero el carbón activado puede ayudar si el envenenamiento se detecta a tiempo. La dosis apropiada es de 2 a 8 gramos por kilogramo de peso corporal una vez cada 6 a 8 horas durante 3 a 5 días.
Anuncio

Standard

Cuando llevar tu mascota al veterinario?

image

Es muy importante recordar que el Médico Veterinario es el único profesional capaz de natqui-terapias-alternativas-para-mascotas-veterinariodiagnosticar y tratar una determinada enfermedad en animales. Sin embargo, existen signos que son muy inespecíficos y que pueden ser señal de enfermedades muy leves, pero que también pueden estar presentes en otras muy serias. Por eso es importante estar atentos y seguir estos sencillos consejos:

Estornudos: Muchas veces nuestras mascotas sufren irritación nasal por perfumes u otros productos que pueden producir una reacción alérgica momentánea. Hay que observar esto, ya que puede pasar rápidamente. Sin embargo, si va acompañado de secreciones oculares o nasales y/o se prolonga por más de uno o dos días, es necesario visitar al Médico Veterinario, ya que puede ser una enfermedad infecciosa grave o una expresión inicial de una afección respiratoria mucho más seria.

Vómitos: Si nuestras mascotas comen algo indebido, ya sea por accidente o por mala costumbre de sus propietarios, pueden manifestar una gastritis leve a severa a través de los vómitos. Sin embargo, si estos vómitos se hacen muy frecuentes, pueden llevar a una seria deshidratación. También los vómitos pueden ser señal de enfermedades tan serias como lo son fallas renales, úlceras gástricas, cuerpos extraños, etc. Por ello, vómitos que se extienden por más de dos días, que son muy frecuentes durante el día o si hay presencia de sangre en ellos, son señales de alarma y deben visitar al Médico Veterinario.

Diarrea: La diarrea, al igual que los vómitos, se puede producir sólo por la ingesta de basuras o algún alimento indebido. No obstante, también pueden ser manifestación de enfermedades mucho más serias. Puede presentarse en casos de insuficiencia hepática, parasitosis, alergias alimentarias, enfermedades virales muy graves (Parvovirosis en cachorros). Por eso, una diarrea que no cede a una dieta blanda y a un par de días de evolución, debiese requerir la visita al Médico Veterinario.

Cojeras: Una cojera puede producirse por dolor ante una torcedura o ante un golpe y, como tal, puede ceder a las pocas horas de producido el trauma. Pero una luxación, fractura o ruptura de ligamentos también producirá el mismo efecto, por lo que obliga a una visita al Médico Veterinario si no pasa en un día.

Picazón: Picaduras de pulgas o baños con champú de personas pueden producir picazón. Pero las causas de picazón son tantas que deben visitar al Médico Veterinario en caso de presentarse, para descartar las de mayor gravedad y tratar las más simples.

Fiebre: La fiebre siempre indica alguna anormalidad. Puede ser la incubación de alguna enfermedad o el signo de una muy seria, por lo que siempre se debiese visitar al Médico Veterinario.

Dificultad Motora: Si nuestra mascota manifiesta serias dificultades para movilizarse o, derechamente, no puede hacerlo, debe visitar al Médico Veterinario.

Pérdida de Peso: En caso de presentarse una pérdida progresiva de peso, relacionada, o no, con reducción del apetito, debe consultar con su Médico Veterinario, ya que puede haber problemas cardiovasculares, diabetes, cáncer u otros problemas serios.

Aumentos de Volumen: Cualquier aumento de volumen, grande o pequeño, “porotitos”, masas o protuberancias son causas más que suficientes para visitar al Médico Veterinario… Siempre.

Además, cualquier tipo de Mal Olor y/o Secreciones en oídos, nariz o boca o un Aumento o Reducción del apetito o ánimo o Aumento del Volumen Abdominal o Sangrado por alguna parte del cuerpo requieren una visita al Médico Veterinario.

No siempre las visitas al Médico Veterinario tienen carácter de Urgencia, por lo que le recomiendo actuar con calma y serenidad, midiendo bien la situación a la que se enfrentan, pero nunca dejando pasar demasiado tiempo.

Fuente: http://www.guioteca.com

Fecha: 29 marzo 2011

Standard

LOS GATOS, GUARDIANES DE LA CULTURA EN SAN PETERSBURGO

image

Museo del Hermitage de San Petersburgo es una de las mayores pinacotecas y museos del mundo. La colección del museo ocupa un complejo formado por seis edificios situados a la orilla del río Neva, siendo el más importante el Palacio de Invierno, residencia oficial de los antiguos zares. Cuando la emperatriz Catalina la Grande adquirió una colección de 225 obras de pintura flamenca y holandesa al comerciante Johann Ernest Gotzkowski, se fundó el museo en 1764.

El primero que utilizó los gatos al servicio de la corona rusa fue el zar Pedro I cuando trajo uno de Holanda. Más tarde, y debido al terror que su hija la emperatriz Isabel tenía a los ratones, se empleó una camada traída de Kazan en el Palacio de Invierno. Sería Catalina la Grande la que los llevaría al museo para proteger las obras de arte de los roedores adquiriendo el estatus de guardias oficiales. Los gatos del museo fueron testigos y sobrevivieron al derrocamiento de los zares, a la Primera Guerra Mundial, la Revolución de Octubre de 1917 y la posterior Guerra Civil, pero no pudieron hacerlo a la terrible hambruna desatada en la Segunda Guerra Mundial durante el sitio de Leningrado -ahora San Petersburgo-. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, y la escasez de alimentos provocó actos de antropofagia… y los gatos no corrieron mejor suerte. Cuando terminó el bloqueo, la ciudad comenzó a recuperar la normalidad y en esa normalidad también se incluía que los gatos volviesen a recuperar su puesto de trabajo. El problema es que se dejaron sin ningún control y a finales de los sesenta se habían convertido en un problema: había demasiados y campaban a sus anchas por todas las dependencias del museo. Así que, hubo que tomar medidas: se limitó su número a 70 (cuando exceden este número se dan en adopción) y se prohibió su entrada a las salas de exposición.

A fecha de hoy, el cuerpo de guardianes oficiales del museo se compone principalmente de gatos callejeros jerarquizados bajo un sistema de castas (aristócratas, casta media y casta baja) dependiendo de su zona de actuación y tienen documentos oficiales con su fotografía acreditando su condición de guardia oficial del museo. Las zonas alrededor del museo están salpicadas de señales de tráfico donde se advierte de la presencia de los felinos y la obligación de circular despacio. Aunque el museo no tiene presupuesto destinado a los gatos, no les falta comida ni cuidados veterinarios gracias a las donaciones de empleados y visitantes, incluso se celebra el día del Gato del Hermitage el 28 de marzo.

http://historiasdelahistoria.com/2014/01/20/los-gatos-protectores-de-la-cultura-en-san-petersburgo?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+HistoriasDeLaHistoria+%28Historias+de+la+Historia+Web%29

Standard

Conociendo de vacas

Entender cómo se comporta y reacciona el ganado lechero es fundamental para poder brindarle las máximas condiciones de bienestar, pero también para evitar accidentes en las lecherías. Algunos tips de la universidad de Wisconsin- Madison y el instituto Babcock para saber un poco más de ellas.

Los productores y empleados se encuentran constantemente lidiando con el ganado lechero, lo cual los expone a posibles daños sino conocen su comportamiento y su reacción ante la presencia humana. Las vacas tienen sensaciones: pueden estar sedientas, hambrientas, sentir dolor o alivio. Si se les trata con cuidado, responderán favorablemente; por el contrario si son maltratadas, se negaran a cooperar.

En general, el forzar a un animal a hacer algo que no quiere puede ocasionar que este se espante o confunda, lo cual puede provocar daños o heridas a ambos, al animal y a quien lo maneje. Varios estudios han mostrado que el ganado es responsable de casi dos tercios de todas las lesiones o heridas causadas por animales en granja. También han indicado que más de mitad de las heridas o lesiones relacionadas con animales se debieron a errores humanos.

¿Cómo puedo interpretar el lenguaje corporal de una vaca?

Usted puede tener una idea de cómo se siente una vaca observando su rabo: cuando el rabo está colgando, la vaca esta relajada; cuando el rabo esta entre las piernas, la vaca tiene algún tipo de dolor, esta espantada o con frio; si el rabo esta levantado, la vaca está explorando sus alrededores o esta alerta a posibles peligros; cuando está galopando la vaca levanta el rabo en forma recta.

image

Es también importante observar la postura general del animal, un animal sano se estirara arqueando el lomo al levantarse y entonces volverá a su postura recta. Si una vaca ha estado de pie más de lo normal con el lomo arqueado y la cabeza baja, la vaca está inquieta o con alguna molestia.

¿Las vacas pueden distinguir colores?

Las vacas son capaces de distinguir colores y son muy sensibles a contrastes. Por ejemplo,si una vaca ve una línea blanca, un charco o una sombra en el pasillo, seguramente brincara sobre el, ya que puede confundirlo con un agujero en el suelo.

¿Por qué las vacas se sobresaltan cuando me aproximo a ellas por atrás? ¿Pueden verme?

Las vacas tienen un campo visual amplio; ellas pueden ver  hacia atrás sin mover la cabeza porque sus globos oculares están localizados en los lados de la misma. Sin embargo, las vacas tienen un “punto ciego” localizado exactamente atrás de ellas. Si nos colocamos en ese punto, las vacas pueden ponerse nerviosas por no pueden ver los que ocurre en ese punto. Siempre trate de evitar el punto ciego cuando se aproxime a una vaca.

¿Los ruidos fuertes y los gritos molestan a las vacas?

Sí. Las vacas son más sensibles a ruidos que a los humanos, especialmente sonidos de alta intensidad que pueden afectar sus oídos. Recuerde que los sonidos de alta intensidad entre los animales se usan como señales de alarma, por ejemplo, cuando un depredador está rodando. Nunca grite cerca de la vaca o a la vaca. Ruidos fuertes pueden espantarlas y hacerlas patear, embestir o correr.

image

¿Cuáles son las señales que un Toro muestra cuando está molesto?

Un toro puede bajar la cabeza, moverla de lado a lado y arquear su lomo para mostrar su postura imponente; puede también golpear el suelo y arrojar tierra sobre su lomo. Si usted observa este comportamiento, permanezca calmado. El correr puede entenderse como una amenaza al toro.

Retroceda lentamente, siempre vigilando al toro hasta encontrar  la forma de salir del corral. Si usted se retira lo más probable es que él también lo haga. ¡Siempre tenga una ruta de escape! Nunca confíe en un toro aunque parezca dócil. Tenga especial cuidado cuando retire a una vaca en celo del corral de toro; este siente que el corral es “suyo” y tratara de mantener la vaca con él.

¿Qué ocurre en cuanto a las novillas y sus terneros?

Las novillas pueden mostrar su fuerte instinto maternal hacia sus terneros y a menudo son bastante agresivas, ya que pueden considerar a los humanos como depredadores.

¿Cómo debe introducirse una novilla a la sala de ordeño por  primera vez?

Si es posible, deje que la novilla entre por si misma a la sala de manera que pueda inspeccionarla y acostumbrarse a ella. ¡Recuerde que las primeras impresiones son importantes en el comportamiento futuro de la vaca!

¿Es más peligroso maneja un solo animal que a un grupo? ¿Por qué?

Las vacas y los toros son animales sociales, funcionan dentro de la estructura del rebaño y siguen al líder. El ganado vacuno prefiere vivir en grupo por que un grupo de animales tiene más oportunidades de detectar la presencia de una depredador que un animal solo. Es por eso que una vaca aislada se encuentra bajo presión y es a menudo peligrosa. Ella tratara de reunirse con el rebaño. Es importante saber esto porque a veces necesitamos aislar a un animal por diferentes causas, tales como exámenes de preñez o mantenimiento de pezuñas.

¿Cuál es la mejor forma de aproximarse a un animal?

Siempre permita a los animales darse cuenta de que usted está ahí, usted puede hablarles, tocarlos con cuidado en el trasero o en los costados. Nunca les dé un manotazo o puñetazo a un animal; esto puede ocasionar que el animal patee o ataque.

Las vacas generalmente patean del lado en el que se sienten alguna molestia o dolor. Si una vaca tiene mastitis en el cuarto izquierdo o tiene el pie izquierdo lastimado, trate de aproximarse a ella por el lado derecho.

¿Qué es la “la zona de vuelo”?

Los animales reaccionan ante la aproximación de los humanos observando primero sus movimientos y después volteándose para escapar. Si una vaca se voltea, quiere decir que usted ha entrado en su “zona de vuelo”. Una zona de vuelo o seguridad es el espacio alrededor de la vaca en el cual se siente seguro. La zona de vuelo representa básicamente que tanto puede acercarse la persona sin que el animal se aleje. El tamaño de la zona de vuelo depende de la docilidad del animal; para vacas lecheras es de alrededor de 2 metros.

¿Cómo puedo evitar ser lesionado  por una vaca?

Recuerde:

Moverse siempre lentamente alrededor del ganado ¡sea paciente!
Nunca agitar sus manos o hacer movimientos bruscos, esto puede asustar la vaca.
Anunciarse al aproximarse a la vaca, hablándole o tocándola con cuidado.
Nunca aproximarse a una vaca por detrás, para evitar estar en el punto ciego de la misma.
Siempre tener una ruta de salida al entrar a un corral de toros.
Si tienes toros, nunca los manejes solos.
Nunca darle la espalda a un toro.
Solo personal entrenado debe trabajar con ganado.
Si tiene que tratar una vaca, asegúrese de que esté debidamente controlada (Inmovilizada).
Si tienes que manejar un ternero recién nacido, hacerlos después de retirar la madre del corral.
Si tiene que atender a un animal enfermo o lesionado, asegúrese de protegerse de cualquier enfermedad que este pueda tener. Usar guantes y lavarse las manos después de atender el animal.
Siempre preguntar si algún toro esta alrededor antes de entrar al corral; no preguntar puede costarle la vida.
Si usted considera que no puede controlar solo a un toro, pida a alguien con más experiencia que lo acompañe.
Familiarícese con señales de amenaza que puede mostrar un toro.

image

– See more at: http://www.prenareurogenetica.com/conociendolas/#sthash.X9gGeGGp.dpuf

Standard

Acupuntura en aves

Sesión de acupuntura para tratar a un mochuelo herido en Brinzal.

image

No tiene nombre, pero su veterinaria ya piensa apodarle cariñosamente petardo. “Ha batido mi récord de semanas en tratamiento”, comenta Edurne Cornejo, mientras se pone una bata con estampado de búhos sobre la ropa. Está a punto de entrar en la enfermería de Brinzal, en la Casa de Campo, el único centro de recuperación de aves rapaces nocturnas que hay en España. Dentro, sobre la camilla, la espera un mochuelo. Esa tarde le toca sesión de acupuntura, la novena que recibe tras llegar a Brinzal, que cada año recibe unos 1.200 ejemplares heridos.

El mochuelo, que apenas pesa 100 gramos, aparece envuelto delicadamente en un trapo. Lo encontraron malherido en una nave en Ribatejada. Se había metido en un tubo, hasta que en pleno vuelo chocó contra una barra de hierro. “La mayoría de los animales vienen a Brinzal por traumatismos que tienen su origen en la acción del ser humano: atropellos, choques contra ventanas, electrocuciones, disparos…”, explica Patricia Orejas, coordinadora del centro. Un 30% son, sin embargo, los llamados pollos volantones, que para crecer salen del nido cuando todavía no saben volar, pero quienes se los encuentran en el suelo creen que se han caído.

El tratamiento se utiliza en casos de traumatismo craneoencefálico
En la enfermería, la veterinaria coloca con cuidado las agujas de acupuntura en el pequeño cuerpo del mochuelo. Aunque su evolución es favorable, también está resultando lenta. “Lo habitual son dos o tres sesiones, pero hay algunos que con una ya tienen resultados fantásticos”, explica Cornejo. Es una de la treintena de voluntarios de Brinzal y, desde que comenzó a colaborar con el centro en 2010, ha tratado a 31 aves. “Suelo ocuparme de animales con traumatismo craneoencefálico. Algunos, por ejemplo, quedan ciegos: el globo ocular está bien, pero el nervio óptico se ha dañado”. Otros pierden movilidad tras sufrir, por ejemplo, un atropello.

El mochuelo que trata ahora tiene problemas de coordinación. Apenas aguanta dos minutos con las agujas colocadas. La sesión de acupuntura tiene que ser siempre rápida en estos casos. “Es un animal salvaje, todo funciona mucho más rápido con ellos”, explica la veterinaria, que tiene además una clínica especializada en este tipo de tratamientos para mascotas. “En un perro puedes dejar las agujas puestas 20 minutos o explorarlo para decidir en qué puntos las colocas. En las aves rapaces, no es posible”, apunta, “voy colocando donde, por mi experiencia, creo que le puede ir bien. A veces no hay apenas tejidos donde poner las agujas”.

Esta fase de tratamiento médico es una de las labores que lleva a cabo Brinzal desde que se fundara en 1986. Pero casi tan importante como curar a las rapaces que llegan al centro —la mayoría recogidas por particulares— es asegurarse de que los autillos, los búhos, las lechuzas, los cárabos… recuperen la forma física. “Antes de que puedan salir, tenemos que estar seguros de que van a ser capaces de sobrevivir”, explica la coordinadora.

Las aves tienen que recuperar la forma física antes de salir del centro
Esa parte de la rehabilitación, a la que el mochuelo llegará una vez que esté curado, se realiza en las naves de vuelo. En Brinzal hay siete y en ellas las especies no se mezclan, pues las aves rapaces son rivales entre sí. En una de ellas, cinco búhos reales se ponen en forma. Los casos más comunes, de fractura de ala, suelen dejarles dos meses sin poder volar. En el espacio contiguo, las lechuzas se esconden en su caja, mientras varios ratones vivos corretean por el suelo; están ya en la última fase de la recuperación, en la que tienen que demostrar que son capaces de cazar sin ayuda.

Una aguja para estimular el sistema nervioso. Otra para nutrir los tendones y otra para los músculos. Una última para favorecer la postura erguida del mochuelo, que ha aguantado la sesión sin alterarse, con sus grandes ojos amarillos bien abiertos. El objetivo es que sea una de las aves que puedan volver a la naturaleza, el 70% de los casos que llegan a Brinzal.

“Pero hay que tener cuidado”, advierte la veterinaria, “son animales salvajes y no pueden acostumbrarse al contacto humano porque perderían la independencia”. Un 2% de los casos de Brinzal son irrecuperables, aves que no podrán volver a la naturaleza por lesiones físicas especialmente graves y, sobre todo, por lesiones psicológicas. “Son las que han crecido en presencia del ser humano. Tienen una impronta errónea, que no podemos revertir”, explica Patricia Orejas. Por eso el mochuelo solo tiene el contacto necesario con sus cuidadores. El objetivo es que se cure. Pero también que vuelva a ser capaz de volar. De huir de sus depredadores. Y de alimentarse, sin ayuda.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/10/madrid/1415642587_579217.html

Standard

25 cosas sobre los perros que no conocías y que te dejarán con la boca abierta

Los seres humanos han querido a los perros durante más de 30.000 años. La investigación nos muestra que hemos estado compartiendo nuestras vidas con ellos durante, al menos, ese tiempo.

Así que, ¿cómo es que todavía tenemos mucho que aprender acerca de nuestros compañeros caninos?, ¿no deberíamos saberlo todo ya de ellos?. Lo que sí sabemos es que les gusta roer huesos, adoran a sus dueños a los que son fieles, persiguen a los gatos, ardillas y pelotas de tenis. Pero, ¿qué más cosas hay?. Descubre estas 25 cosas que seguramente no sabías de tu compañero peludo:

1) Los perros pueden leer nuestro rostro

image

Los científicos han demostrado que, de todo el reino animal, los perros son los únicos animales que pueden leer las emociones en nuestras caras al igual que lo hacen los seres humanos. Los perros pueden saber si estamos alegres, confundidos, enojados o tristes, con sólo mirarnos a la cara. Ellos también pueden verse afectados por estas emociones y a menudo sentirlas tan fuertemente como lo hacemos nosotros.

2) Los perros sudan a través de sus patas.

image

Aunque parezca sorprendente los perros también sudan pero en vez de hacerlo por la piel como las personas, lo hacen a través de sus patas. Puedes comprobarlo tú mismo la próxima vez que veas que tu perro tiene calor. Esta es la razón por la que muchas patitas de perro huelen a sal, como las palomitas de maíz o las patatas fritas.

3) Las narices de los perros son únicas al igual que las huellas dactilares para los humanos

image

Así como los humanos pueden ser identificados por sus huellas dactilares, los perros pueden ser identificados por las huellas de la nariz. La policía ha utilizado esto para resolver crímenes, demostrando que ellos, o sus propietarios, estuvieron presentes en la escena del crimen.
4) Existen un montón de perros ricos

image

Tratados como un miembro más de la familia, las mascotas se incluyen cada vez más en los testamentos de los propietarios, dejando a los familiares del difunto con la boca hasta el suelo. Se estima que, en Estados Unidos, más de un millón de perros son actualmente los principales beneficiarios de las voluntades de sus dueños.

5) Los perros son capaces de aprender vocabularios impresionantes.

image

El perro promedio es tan inteligente como un niño humano y puede aprender fácilmente vocabularios de entre 200 y 500 palabras. Los perros también son capaces de entender las habilidades matemáticas básicas, como el recuento y la secuenciación.

6) Los galgos tienen dos grandes honores

image

No sólo son los perros más veloces, con la capacidad de alcanzar unos 45 km hora, sino que también es la única raza de perro que se menciona en la Biblia. Podéis comprobarlo en Proverbios 30:31.

7) Los perros tienen una temperatura más alta que los seres humanos

image

La temperatura de un perro ronda entre los 38 y 39 grados centígrados. Las pulgas y las garrapatas son atraídas por ese calor, por eso acaban adhiriéndose al perro y no al ser humano.

8) El Pit Bull no es una raza

image

El Pit Bull es, sin lugar a dudas, la raza de perro más incomprendida. De hecho, una de las cosas más incomprendidas es que en realidad no es un perro de raza. Pit Bull es la manera genérica de referirse al American Pit Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Bull Terrier, Dogo Argentino, Tosa Japonés, Dogo de Burdeos y al Buldog.

9) El sonido de la lluvia hiere el oído del perro

image

Los perros no se resisten a salir a la calle cuando llueve por temor a mojarse. Lo hacen porque el sonido de la lluvia amplifica el resto de sonidos, cosa que perjudica a sus sensibles oídos.

10) Los perros pueden detectar el cáncer y otras enfermedades

image

Si usted tiene cáncer, diabetes o epilepsia, su perro podría ser el primero en saberlo. Los estudios han demostrado que los perros pueden ser entrenados para olfatear el cáncer de pulmón, mama, piel, vejiga y próstata. Los investigadores sospechan que los caninos están mejorando en la detección de estos olores, extraordinariamente débiles, emitidos por las células anormales.

11) El sentido del olfato de un perro está 100.000 veces más desarrollado que el del ser humano.

image

Mientras que los seres humanos solo tienen alrededor de cinco millones de receptores olfativos en su nariz, los sabuesos tienen hasta trescientos millones. ¡Ningún hueso puede esconderse de ellos!

12) El top 10 de razas de perros en EEUU

image

De acuerdo con el American Kennel Club (AKC), las diez razas de perros más populares en Estados Unidos son: el Labrador Retriever, Pastor Alemán, Golden Retriever, Beagle, Bulldog, Yorkshire Terrier, Boxer, Caniche, Rottweiler y Dachshund. El Labrador ha sido el número uno durante 23 años, siendo la raza más popular desde que la AKC fue fundada en 1884.

13) Tener un perro en casa puede generar defensas contra el asma y el resfriado común.

image

La investigación sugiere que los niños que crecen con mascotas son menos propensos a desarrollar alergias, y que los bebés que crecen en hogares con un perro son menos propensos a enfermar que los niños que viven en hogares libres de mascotas.

14) El Saluki es la raza más antigua de perro que se conoce

image

El Saluki se cree que es la raza de perro más antigua conocida por el hombre. Fue considerado de origen real en el antiguo Egipto. Estos perros se tenían en tan alta estima que cuando morían, sus cuerpos eran momificados al igual que los grandes faraones.

15) Los perros pueden sufrir depresión

image

Los perros pueden sufrir el trastorno afectivo estacional, de la misma forma que afecta a los humanos. Si tu perro normalmente es activo y parece estar más triste en invierno, juega con él y dale un paseo por la manzana para estirar las piernas y estimular su mente.

16) Los Huskies Siberianos tienen mayor resistencia que cualquier otra raza

image

Al igual que los Galgos son la raza de perro más rápida, los Huskies son los más resistentes. Pueden recorrer largas distancias, en torno a unos 160 km diarios a una media de 18 km/h.

17) Los perros se enamoran

image

El cerebro de un perro libera oxitocina, también conocida como hormona del amor, cuando interactúa con los seres humanos y otros perros. Exactamente lo mismo que cuando un ser humano da un abrazo o un beso.

18) Paul McCartney escribió canciones a su perro Paul McCartney escribió una canción para su perra Martha, titulada “Martha, my dear” que aparece en el álbum de 1968, The White Album.

19) Las razas más y menos inteligentes

image

image

Entre las razas más inteligentes se encuentran el Border Collie, el Caniche estándar y el Pastor Alemán. El Afgano y el Basenji fueron registradas como los menos inteligentes.

20) Los Caniches franceses no vinieron de Francia

El Caniche tiene su origen en Alemania. La palabra “caniche” es una palabra alemana que significa “perro salpicadura”. El famoso peinado del caniche apareció cuando dos cazadores afeitaron al perro para que nadara de forma más eficiente, dejando los pompones alrededor de las articulaciones principales para ayudar a mantener el calor.

21) Un perro fue el primer mamífero vivo en orbitar la Tierra

image

Laika, un perro callejero de Rusia, fue la primera criatura en orbitar la Tierra en la nave espacial soviética Sputnik en 1957. A pesar de que murió en el espacio, su hija, Pushnika, tuvo cuatro cachorros con el terrier del presidente John F. Kennedy, Charlie.

22) El perro más grande que jamás haya vivido fue un Mastín Inglés

image

Zorba, un mastín inglés nacido en 1981, fue el perro más grande de la historia. Pesaba 155 kg y medía 2,51 metros de la nariz a la cola.

23) El 78% de los perros de EEUU están esterilizados o castrados

image

A pesar de que el 78 % de los dueños han esterilizado o castrado a sus perros, todavía existe un problema con el exceso de población. Actualmente hay 74,8 millones de perros en los Estados Unidos. Más de 44,8 millones de los hogares estadounidenses son dueños de un perro.

24) Los Collies una vez fueron considerados una raza feroz

image

El collie se consideraba como feroz en Inglaterra porque era la raza favorita de los escoceses. Fue la Reina Victoria, en el siglo XIX, cuando los puso de moda e hizo que fueran tan populares.

25) Los perros fueron acusados de brujería

image

Durante la Edad Media, los perros fueron juzgados y castigados junto a sus dueños. Un perro fue ahorcado en Salem, Massachusetts, en 1692, por brujería.

Fuente http://lavozdelmuro.net/25-cosas-sobre-los-perros-que-no-conocias-y-que-te-dejaran-con-la-boca-abierta/

Standard

Que es Veterinaria?

Se denomina veterinaria (del latín veterinae, bestia o animal de carga) a la ciencia médica de prevenir, diagnosticar y curar las enfermedades de los animales domésticos, animales silvestres y animales de producción. En la actualidad se ocupa también de la inspección y del control sanitario de los alimentos, la prevención de zoonosis. El profesional que pone en práctica esta ciencia es llamado médico veterinario, veterinario o albéitar. El profesional capacitado para la enfermería veterinaria es llamado enfermero o técnico veterinario.

La ciencia veterinaria es tan antigua como la relación hombre/animal, pero ha crecido exponencialmente en los últimos años debido a la disponibilidad de los nuevos avances técnicos en el diagnóstico y en la terapia para muchas especies.

Origen
El término veterinario tiene varios orígenes posibles. Proviene del latín culto veterinarius que, según el escritor Catón, era el conocedor y practicante del arte de curar las veterinae o veterina, es decir, las bestias de carga. El nombre de estos animales parece proceder de vetus (viejo), porque se trataría de animales envejecidos, y por ende no aptos ya para las carreras ni para los carros de guerra y sólo útiles para el transporte. Otras fuentes afirman que veterina pudo nacer del verbo veho, vehere, de donde se derivaría vehículo, que significa precisamente transportar.

Un sinónimo de veterinario es la palabra albéitar, de origen árabe. Uno de sus significados es el que hace referencia a la persona encargada de curar las patologías de los caballos, animales tan importantes para la cultura árabe.

Medicina Veterinaria
Es la ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte de los animales, e implica el arte de ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades. La medicina veterinaria forma parte de las denominadas ciencias de la salud animal o ciencias veterinarias.

Médico veterinario (Médico cirujano veterinario)
Para este título es necesario cursar la carrera de Médicina veterinaria. El médico veterinario es un profesional de la salud animal; es un médico.

El médico veterinario ya no se restringe al área de la salud animal; su campo es más amplio el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los animales. Desempeña un notable papel en los sectores agroindustrial y ganadero. El veterinario recibe una adecuada formación en materia de producción y control sanitario de los alimentos de origen animal, frutas, verduras, hortalizas y setas destinados a consumo humano (son los llamados Inspectores de Sanidad), incluida la conservación de los mismos y toda la legislación referente. Se presta especial atención a programas de saneamiento ganadero, control de animales salvajes y de compañía y prevención y control de enfermedades de animales, especialmente de aquellas transmisibles al hombre.

El médico veterinario requiere de los enfermeros veterinarios para llevar a cabo tareas inherentes a la profesión, ya que son ellos los encargados de ejecutar las indicaciones médicas de la forma correcta para con los pacientes en tratamiento y generar la relación profesional con los propietarios de los pacientes.

El médico veterinario colabora con la medicina humana en la preparación de sueros y vacunas, nutriéndose mutuamente ambas profesiones. Es importante también la participación en el control del medio ambiente a fin de garantizar los equilibrios biológicos de la naturaleza y defendiendo la salud del hombre.

Existen países donde la ausencia de un médico humano en un radio de 300 Km. Obliga al médico veterinario a hacerse cargo de la salud de la población humana.

Entre las funciones que pueden realizar estos profesionales se pueden destacar las de observación, interpretación y diagnóstico de la patología de los animales, mejorar el rendimiento animal y la ganadería productiva, vigilar la fabricación y puesta en circulación de los productos alimenticios de origen animal destinados al consumo humano, analizar el comportamiento de los animales, la investigación, y la docencia.
“Veterinaria” on @Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Veterinaria

Standard